En un día lluvioso en Londres en 1952, después de leer otro artículo periodístico que tergiversaba el esperanto como “el idioma universal fallido que ya no se habla”, Ivo Lapenna se levantó de la silla de su oficina, miró por la ventana y pensó: “Es hora de crear algo, una especie de fundación o centro de investigación para demostrar el valor del esperanto a través de una investigación académica seria”. A medida que la lluvia se hizo más intensa y los rayos cayeron del cielo de la capital de Gran Bretaña, Lapenna pronunció las palabras: “¡Que este centro de investigación se llame CED!”

No, la escena dramatizada de arriba no está basada en una historia real. La creación de CED, el Centro de Investigación y Documentación sobre Problemas de Idiomas del Mundo, no tuvo lugar en una cuasi-revelación. Pero CED se fundó en 1952 y contó con Lapenna como uno de sus fundadores y figuras destacadas. 70 años después, CED continúa financiando proyectos de investigación, apoyando a académicos, publicando revistas y realizando conferencias periódicas sobre lenguajes planificados y planificación lingüística. Para celebrar su 70º aniversario, el CED celebró la 44ª Conferencia de Estudios Esperantistas (Esperantologia Konferenco, EK) en el marco del 107º Congreso Mundial de Esperanto, el 11 de agosto de 2022 en Montreal, Canadá.

La EK de este año fue organizado por Guilherme Fians y Mark Fettes e involucró (1) una sesión especial para celebrar el aniversario de CED; (2) dos sesiones de charlas y presentaciones de trabajos; y (3) una mesa redonda pública sobre la aceptación (o rechazo) del esperanto como tema de investigación en la academia. Como una de las pocas actividades híbridas en el Congreso Mundial de este año, la EK atrajo a participantes tanto en el sitio como en línea, contando con más de 40 asistentes simultáneos.

La primera sesión contó con charlas de Mark Fettes, Sabine Fiedler, Grant Goodall y Jonathan Pool. Desde narrar la historia de CED hasta discutir la presencia del Esperanto en los debates académicos, estas charlas destacaron el potencial de los estudios de Esperanto para alterar los supuestos teóricos sobre el aprendizaje de idiomas, las comunidades de habla y las ideologías lingüísticas. Esta contribución se volvió particularmente conmovedora en la charla de Goodall, en la que enfatizó la declaración reciente de Noam Chomsky sobre el esperanto: en lugar de descartar el esperanto en su cita a menudo citada “El esperanto no es un idioma”, Chomsky quiso decir que el esperanto no se ajusta a la definición de trabajo de lenguaje desplegado por la lingüística formal. Si este es el caso, ¿No podrían los estudios académicos en esperanto contribuir más directamente a una reconsideración de tales enfoques lingüísticos?

Las dos sesiones siguientes incluyeron charlas sobre diversos temas relacionados con los estudios del esperanto y la interlingüística de Gabriel Labrie, Guilherme Fians, Davide Astori, Christer Kiselman, Bernhard Tuider y Pascal Dubourg-Glatigny. Los comentarios de Tuider y Dubourg-Glatigny sobre los archivos y documentos privados de las personas fueron especialmente interesantes para los académicos y el público en general. Si bien la mayoría de nosotros simplemente tiramos documentos, cartas y notas de todo tipo relacionadas con nuestro proceso de aprendizaje y uso del esperanto durante toda nuestra vida, estos materiales pueden constituir una fuente primaria invaluable para los historiadores en el futuro. Profundizando en el compromiso de una persona con el esperanto, un historiador puede ver en la práctica cómo el idioma se vuelve significativo y funcional desde la perspectiva personal de alguien. En otras palabras, incluso si la mayoría de nosotros somos hablantes ordinarios de esperanto, nuestros puntos de vista sobre el esperanto son importantes para los estudiosos y pueden revelar aspectos pasados ​​por alto de la comunidad y el movimiento esperantistas actuales. De esta manera, estas dos charlas en tándem llamaron a una reconsideración de lo que todos tenemos para ofrecer a la historia y las ciencias sociales como hablantes de esperanto y/o activistas.

Por último, un aspecto interesante de la EK de este año es que reunió a académicos principiantes en los estudios de esperanto, como Gabriel Labrie, y actores clave en la disciplina, como Christer Kiselman, quien durante años organizó la EK y editó la revista Esperantologio / Esperanto Studies (Estudios esperantistas). El diálogo generacional que crea este espacio académico dentro del mundo del esperanto da una sensación de continuidad que se remonta a los primeros días del CED: a diferencia del día sombrío vivido por Ivo Lapenna en la narración ficticia que abre este artículo, el día soleado (e inesperadamente caluroso) días de Montreal durante el verano de 2022 parecen ser un índice de los días brillantes que se avecinan para CED.

La 44ª EK contó con el apoyo financiero de ESF, que financió el viaje de Guilherme Fians (Universidad de St Andrews, Escocia) a Montreal para asistir al 107º Congreso Mundial de Esperanto, co-organizar el EK y presentar su último libro (Esperanto Revolutionaries and Geeks: Language Politics, Digital Media and the Making of an International Community, 2021) durante la reunión pública de ESF.

Ĉi tiu artikolo estas ankaŭ disponebla en Esperanto.

This article is also available in English.

We use cookies in order to give you the best possible experience on our website. By continuing to use this site, you agree to our use of cookies.
Accept